¡¡¡Saquemos otolitos a cascoporro!!!

Cuando os hablaba en uno de mis primeras entradas acerca del particular significado del nombre de mi página, supongo que me refería a cosas como las que os voy a contar.

¿Pero qué te pasa con los otolitos?

Una de las tareas que me corresponden es la de extraer (que es la parte fácil)  y después leer(es decir, intentar asignar una edad al boquerón que era dueño de esos otolitos a partir de éstos, o sea, la parte difícil) los otolitos de los boquerones, E. encrasicolus. En los muestreos que yo vengo haciendo extraigo 100 pares de otolitos, lo que tampoco es tanto, pero lo suficiente como para darme cuenta de se podía hacer más rapidamente simplemente evitando tener que coger/soltar la pinza y el cuchillo cada vez que se manipula un ejemplar. No os cuento cuando se trata de sacar otolitos en campña que se acumulan y se acumulan y a veces se acumulan demasiados… aún me acuerdo del último lance de BOCADEVA0711 en la que a eso de las dos de la mañana dos o tres buenos compañeros se peleaban con todos los otolitos del lance que en aquella ocasión fueron cerca de 400 de golpe.

Momento Eureka

De manera que un buen día se me vinocomo una exhalación una idea y ni corto ni perezoso me puse manos a la obra y en un decir ¡Jesús!, creé la primera CUCHIPINZA, que dejando cuestiones gramaticales aparte (¿no debería ser el cuchipinza?), pues a mí me facilita mucho la tarea. Y creo que es una buena idea, porque recientemente un compañero me ha pedido que le fabrique otra cuchipinza, si bien he de reconocer que cuando vio la primera cuchipinza me expresó sus temores por la posibilidad de perder un ojo dado el diseño precipitado del primer instrumento. Pero sus sabias observaciones, aunque creo que exageradas, sirvieron para mejorar el diseño. Tomen esta última frase muy en cuenta los futuros diseñadores de cualquier cosa, especialmente de buques de investigación oceanográfico-pesquera.

¡¡Yo quiero mi propia cuchipinza!!

Hombre… si quieres que yo te fabrique una para vacilar… hablamos… pero… ¡es tan sencillo!, que te voy a dejar aquí las instrucciones, si no las has deducido tú misma/0 a la vista de las fotos.

De todos modos, os pongo la receta del invento para que sea todo más fácil:

 

¡¡¡Saquemos otolitos a cascoporro!!!
 
Cómo fabricarse un instrumento muy útil...
Ingredientes
Materiales
  • Un cuchillo, preferentemente con el mango de plástico
  • Una pinza de relojero del nº4 (de las utilizadas habitualmente para extraer otolitos de pequeños pelágicos)
  • Varilla roscada, tornillo, perno o similar de 2 mm de diámetro, se usará para asegurar la pinza.
  • Pegamento epoxi (Araldit, Nural…)
Herramientas
  • Una sierra de metales o serrucho
  • Una broca de metal de 2 mm (y taladradora, si es de columna, mejor)
  • Un martillo
Instrucciones
  1. Hacemos un corte en el mango del cuchillo con la sierra tal y como se muestra en la imagen.
  2. Colocamos la pinza en la ranura y taladramos el conjunto.
  3. Insertamos el pasador y lo remachamos.
  4. Ahora rellenamos la ranura con el epoxi (podemos contenerlo con parafilm o celo) y cuando quede completamente fraguado, podemos pulir sus formas.
Notas
También es posible emplear alguna masilla epoxi en lugar de pegamento, lo que facilitaría su aplicación

 

 

¡A sacar otolitos!