Aftershave casero

Herramientas de afeitado clásico

Aftershave casero para afeitado a navaja… o no…

Os voy a contar cómo se puede uno fabricar un aftershave casero muy aparente, con la fragancia que más os guste y que os dejará la carita en estado de gracia. Os recomiendo encarecidamente que os paséis por las páginas de Afeitado Clásico si os queréis iniciar en serio en esta inigualable forma de afeitado: mediante navajas barberas y máquinillas de afeitar de antes de la era espacial…

Sea afeitado clásico o afeitado Federer con máquinillas de 17 cuchillas en la que la primera levanta, la segunda corta, la tercera apura y todas juntas te vacían poco a poco la cuenta del banco, el afeitado es un proceso agresivo para la piel. No en vano, estamos pasando una cuchilla afiladísima por una de las pieles más delicadas del cuerpo. En el proceso no sólo cortamos el pelo, sino que además producimos una mayor o menor retirada de células, vivas y muertas, de la piel de nuestra cara. Eso nos va a producir cierto grado de irritación en la piel y para paliarlo a alguien se le ocurrió un día inventar el aftershave.  

En mi caso, no os voy a ocultar que aparte de que me resulta totalmente satisfactoria esta forma de afeitado, me resulta muy reconfortante esa pequeña ‘vuelta a los orígenes’  que supone emplear una navaja, una brocha y jabón para afeitarse. Y puestos a reconocer cosas, tengo que reconocer que también

tiene su puntillo espantajo y exótico. Pionero, si queréis. Y mola un montón eso de hacerse las cosas uno mismo. No hasta el extremo de este señor tan simpático llamado Mike Cook que se afeita con lascas de obsidiana. Yo me lo planteé durante un tiempo, pero desistí ya que por aquí por Cádiz la obsidiana no abunda y sí, en cambio, la piedra ostionera, que me garantizaba no un apurado perfecto sino un acabado Ecce Homo . De manera que me conformo con mi navaja de afeitar desechable de 5,50 €, mi brocha de pelo de… mejor no saberlo de 5 €, mi barra de jabón Bea y espuma Lea y, eso sí, mi súper tazón de hacer espuma del mercadillo de San Fernando de los sábados en la Alameda, que sospecho que es una auténtica joya de madera torneada,

Herramientas de afeitado clásico y pulverizador con aftershave casero

Mis herramientas de afeitado low-cost. Adviértase el discreto pulverizador de aftershave casero…

lacada y metal que presumo será hojalata contrachapada pero que queda genial. De manera que para completar el kit pionero sólo me faltaba el aftershave casero hecho por mí mismo… un poquito de  lectura por aquí y por allá y me hice una fórmula de lo más sencilla y económica.

El aftershave casero: Hidrata, tonifica y da esplendor

El ingrediente principal el Agua de Hamamelis, que es una infusión de la planta Hamamelis virginiana, (witch hazel en inglés) cuyas propiedades astringentes, desinfectantes y hemostáticas son bien conocidas desde antiguo, razón por la que se  usa profusamente en la elaboración de aftershaves y lociones para el afeitado. Curiosamente, también se usa para paliar las molestias de las hemorroides, lo que no deja de ser muy apropiado en aquellos casos de personas capicúa si la emplean como aftershave casero. El agua de Hamamelis la podéis conseguir en la farmacia a un precio desorbitado y en sitios como la clasiquísma droguería madrileña Manuel Riesgo por apenas 9 € el litro.

Como segundo ingrediente usaremos glicerina, que tiene propiedades hidratantes y ayudará a que la piel de tu cara se mantenga más hidratada, y así el aftershave casero te dejará una piel más suave. Aunque la cantidad final de glicerina en la mezcla puede variar, conviene no pasarse, pues un exceso de la misma tiende a dejar una sensación pegajosa en la piel.

Por último, utilizaremos un poco de nuestro perfume favorito para aportar la nota fragante a nuestro aftershave casero y, aprovechando el contenido en alcohol del perfume o colonia, mejorar las cualidades antisépticas de la mezcla y de paso favorecer su conservación. Yo uso un poquito, apenas 4 o 5 pulverizaciones de Hugo Energise que me trajeron los Reyes Magos hace ya tres o cuatro años (me duran tela las colonias, todo hay que decirlo)

Aftershave casero
Tipo de Receta: Producto de tocador
Tiempo Prep.: 
Tiempo Total: 
 
Una fórmula para preparar un aftershave casero
Ingredientes
  • 150 ml de Agua de Hamammelis
  • 5 ml de glicerina
  • Una pizca de colonia o perfume
Instrucciones
  1. Introducir los ingredientes en un frasquito elegante o en un pulverizador. Agitar bien. Usar a discreción después de afeitarse

 

En fin, esta es mi formulación personal de aftershave casero, que podéis encontrar, muy parecida, por la red. Ahora voy a ver si investigo un poco sobre el mundo de los jabones e intento fabricarme mi propio jabón de afeitar. La idea será solidificarlo en el propio tazón de la espuma y así poder usarlo directamente… pero eso es otra historia.

Mejora para la recogida de muestras

La recogida de muestras en biología pesquera

En las campañas de investigación pesquera es frecuente tener que conservar ejemplares enteros de peces. Muchas veces la recogida de muestras consiste en introducir un buen número de peces en un bidón con conservante. Cuando es imprescindible la identificación individual de los especímenes, esto se resuelve, normalmente, introduciendo el pez o muestra individual en una bolsa hermética e introduciéndola en el bidón con el líquido de conservación, lo que hace necesario que las bolsas estén perforadas para que el líquido penetre.

Este sistema, por ahora, podríamos decir que es el menos malo. Pero tiene bastantes inconvenientes: El coste de las bolsas, su manipulación y perforación, el problema de que las muestras flotan al coger aire las bolsas… En muchas ocasiones, es preciso manipular líquido conservante y meterlo en las bolsas perforadas para garantizar el trabajo, lo que no es recomendable, sobre todo cuando se trabaja con formaldeído…

Hace unos años hice para una compañera el Perforator I. Esto no era sino dos tablillas con una bisagra y un montón de clavos que lo que hacían era perforar bolsas herméticas para que los líquidos de conservación penetraran en su interior. No funcionaba mal y paliaba, en parte el engorro de perforar las bolsas.

Pero para una campaña, hace un tiempo, se me planteó un problema similar y aunque lo resolví de otra manera, surgió una idea que me parece bastante interesante.

La idea

Se trata de usar malla extruida de polietileno para envasar cada muestra individual junto con su etiqueta. Esta malla la conoceréis porque es la que se usa para envasar ajos y otras verduras. Tiene una capacidad de expansión extraordinaria y se suele vender en rollos de mil metros, por un precio muy asequible (en torno a 20 €).

Malla extrusionada polietileno

Así es como la malla viene en el rollo. En este caso la luz de malla es de 2,5 mm.

Para hacer uso de ella, se precisaría simplemente de un embudo de boca grande (lo suficiente para que quepa el pez que se quiere conservar). En la punta del embudo se coloca la malla, del mismo modo que nos colocamos un calcetín (Cualquiera de vosotros que alguna vez haya hecho chorizos sabe de qué estoy hablando).

Sólo queda meter etiqueta y espécimen por el embudo y se quedará metido en la malla. Se corta la malla a la medida que nos convenga, se cierra por los extremos si es preciso, al bidón y ¡¡listos!!

Si los peces son de suficiente tamaño, de manera que la malla quede muy ajustada, no es necesario cerrar los extremos, aunque es preferible hacerlo para garantizar que la etiqueta identificativa de la muestra no se pierde.

Ventajas
  • Se puede usar para un rango de tamaños grande, al ser la malla expandible y la longitud a medida
  • Muchísimo más económico que las bolsas herméticas. 1000 bolsas herméticas de un solo tamaño 150×220 mm vienes costando unos 40-50 €. 1000 METROS de malla vienen costando unos 20-25€… y permiten “embolsar” desde boquerones a pintarrojas o qué se yo. Existen varios tipos de malla, dependiendo de la luz y el diámetro de la misma.
  • Como podéis ver en la ilustración, la capacidad de extensión de la malla es extraordinaria. Eso permitiría, como os digo en el punto anterior, conservar una variedad de tallas de peces muy grande con este sistema de recogida de muestras.
  • No hay necesidad de perforar las bolsas.
  • Las muestras no flotan, al no atrapar aire la malla
  • La malla se puede suministrar en diferentes colores, con lo cual es apta para codificar por colores las muestras.
Inconvenientes… algunos puede tener…
Malla extrusionada de polietileno expandida

Como podéis ver, la capacidad de expansión de la malla es extraordinaria.

  • Puede no ser apropiado para algún tipo de pez (con aletas muy espinosas o grandes)
  • No parece apropiado para crustáceos, por la gran cantidad de aristas que presentan sus caparazones.
  • No obstante, en cualquiera de estos casos, la malla es fácil de cortar.
  • Con peces muy pequeños puede ser obligatorio cerrar la bolsa por sus extremos.
  • Si los especimenes son de tamaño inferior a la luz de malla no hay nada que hacer, por supuesto.
¿Dónde encontrarla?

La verdad es que debe haber un buen número de distribuidores de este tipo de malla, pero yo os voy a dejar los datos de contacto de unos de ellos, ya que tuvieron la gentileza de enviarme una muestra para poder probarla. Se llaman EGALSA y estos son sus datos de contacto:

EGALSA, soluciones de envasado

Pol. Ind, Espiñeira, parcela 36 B

15930 Boiro (A Coruña)

Tel. +34 981.849.903

 

 

 

 

¡¡¡Germinador de semillas por 0 euros!!!

Germinador de semillas casero a partir de materiales reciclados

El diseño del germinador no podría ser mejor…

Yo creo que los que ya tenemos cierta edad, y los más jóvenes también, podemos decir que conocemos los brotes de soja de toda la vida. Pero ahora va y resulta que se ha puesto de moda comer brotes de casi cualquier cosa: Alfalfa, alholva, rabanitos, son las semillas preferidas para germinar. Para satisfacer las ansias infantófagas existe lo que se llama germinador de semillas, que no son sino aparatitos más o menos sofisticados que te permiten cultivar fácilmente tus brotes de semillas. Ahora bien, estas bandejas germinadoras cuestan entre 3 (modelo simple, simple, simple) y 60 o 70 euros (las más sofisticadas, con termostato, etc…)

Os presento en esta ocasión una manera de haceros con una bandeja germinadora de prestaciones razonables y, lo que es mejor, con relación efectividad/coste infinita, habida cuenta de que su precio es de ¡¡¡¡cero euros!!!! …

Tu germinador de semillas, gratis total…

Bueno, o casi… porque para fabricarlo vamos a hacer uso de las bandejas de las tartas y brazos de gitano de Mercadona. O de tu pastelería favorita, con tal de que tengan una parte inferior de plástico y otra superior que la cubre de plástico transparente. Es una buena opción para que ese plástico vuelva a ser útil antes de convertirse, probablemente, en un poquito de humo y otro poquito de electricidad… si es que llega a convertirse en algo de electricidad. Si eres vegetariano estricto, consulta con tu gurú o con el encargado del herbolario para ver si puedes comerte el brazo de gitano. Si es que no, me llamas y ya te quito yo el disgusto…

Fabricación de la bandeja germinadora.

La confección del germinador de semillas es muy sencilla: Lávalo bien y sécalo. Puedes hacerle algún orificio de ventilación si lo deseas, aunque no es necesario y ayuda a mantener la humedad en las semillas.

El uso es muy sencillo también. EN primer lugar pones las semillas de tu elección a remojo durante unas horas o una noche entera. Después, las escurres bien y las pones en el germinador de semillas poniéndole un poco de papel de cocina en el fondo. Si conoces un medio de obtener una rejilla de plástico o inoxidable para poner en el fonde, mejor. La cosa es que las semillas tengan humedad pero no estén sumegidas en agua.

Cómo germinar las semillas

Germinador de semilla con habas adzuki germinando

En pocas horas, las semillas comienzan a germinar…

Yo al principio las dejo unpoco en oscuridad, sobre todo para que los tallos salgan larguitos hacia arriba y se favorezca la germinación. De vez en cuando, comprueba que no se hayan quedado secas (lo que no debería suceder al estar tapado, pero puede ser necesario que salpiques un poquito las semillas con agua…

Las puedes recoger todas de golpe si quieres, o puedes ir haciendo cosechas diariamente hasta que todas hayan germinado; no obstante, lo más normal es que se te adelanten unas pocas pero la mayoría germinan al mismo tiempo.

Después, ya es cosa de usarlos como es típico en ensaladas, pero yo por ejemplo el otro día se los añadí rehogaditos con ajo a una acelgas y estaban de muerte. Y próximamente, pienso hacer tortilla con ellos.Y es posible que me lance a hacer una suerte de hamburguesas vegetales con ellos.

En cuanto a qué semillas germinar… pues lo que está de moda es la alfalfa, el brócoli… la rúcula… Pero como está de moda, pues te cuestan un ojo de la cara, en plan dos euros 50 gramos, etc. Yo paso de esto y germino habas adzuki, lentejas de toda la vida (creo que va mejor la francesa, pues tiene la piel más robusta y hay menos fallos)…y además, el precio es despreciable (¿un kilo un euro?) Si te echas unos gramitos de semillitas de alfalfita en tu ensaladita… pues como que me sabe a poquito. Pero si te calzas una tortilla de germinado de lentejas abundante… ¡eso alimenta!

No quisiera acabar el artículo sin dejaros un enlace a una buena página de recetas con germinados. Merece la pena echarle un ojo. Yo procuraré poneros alguna receta más adelante.

Pues nada, ya sabéis los pasos: Primero os coméis el brazo de gitano. Luego fabricáis vuestro germinador de semillas y después… ¡¡¡a germinar!!!