No sé cómo comenzar…

… pero el caso es que lo estoy haciendo.

Con estas líneas inauguro mi página imasdémasé… o sea, Investigación, desarrollo y… espantajería. Investigación y desarrollo porque la mayoría de cosas que veréis en este sitio web son fruto de algo parecido a la investigación y tienen como objeto desarrollar algo, normalmente con la sana intención de facilitarme el trabajo. Tengo ilustres predecesores como San Isidro que se lo montó muy pero que muy bien con el Ángel de la Guarda, que le cuidaba el huerto mientras él se dedicaba a otros menesteres (por cierto, llevo una medallita suya en la cartera), salvo que yo procuro explotar lo menos posible al prójimo y me contento con pensar en mecanismos, resortes, botones y otras cosas de ese estilo.

Lo de espantajería se debe a una pequeña e ibérica rebelión en contra de todos los neologismos que empleamos tan a  menudo cuando hablamos y escribimos. ¿Por qué decir friki y frikada teniendo a nuestra disposición  nuestras eternas y sonoras espantajo y espantajería? El diccionario de la RAE lo deja muy clarito y creo que después de leer mis páginas os daréis cuenta de que se me podría aplicar casi, casi en toda su extensión:

espantajo.

(Del despect. de espanto).

1. m. Cosa que se pone en un lugar para espantar y especialmente en los sembrados para espantar los pájaros.

2. m. Cosa que por su representación o figura causa infundado temor.

3. m. coloq. Persona estrafalaria y despreciable.

~ de higuera.

1. m. El que se pone en las higueras para defender su fruto de los pájaros.

2. m. Persona necia de gran apariencia y sin valor.

 

Todo esto lo digo porque… ¿a quién, sino a un espantajo, le puede interesar PyQt, el Muestreator, el Icitiomelgo, la Cuchipinza o la cubanización? Si eres de esos a los que se les puede aplicar alguna de las acepciones que he citado antes, no lo dudes y pásate por aquí de vez en cuando…