Aftershave casero

Herramientas de afeitado clásico

Aftershave casero para afeitado a navaja… o no…

Os voy a contar cómo se puede uno fabricar un aftershave casero muy aparente, con la fragancia que más os guste y que os dejará la carita en estado de gracia. Os recomiendo encarecidamente que os paséis por las páginas de Afeitado Clásico si os queréis iniciar en serio en esta inigualable forma de afeitado: mediante navajas barberas y máquinillas de afeitar de antes de la era espacial…

Sea afeitado clásico o afeitado Federer con máquinillas de 17 cuchillas en la que la primera levanta, la segunda corta, la tercera apura y todas juntas te vacían poco a poco la cuenta del banco, el afeitado es un proceso agresivo para la piel. No en vano, estamos pasando una cuchilla afiladísima por una de las pieles más delicadas del cuerpo. En el proceso no sólo cortamos el pelo, sino que además producimos una mayor o menor retirada de células, vivas y muertas, de la piel de nuestra cara. Eso nos va a producir cierto grado de irritación en la piel y para paliarlo a alguien se le ocurrió un día inventar el aftershave.  

En mi caso, no os voy a ocultar que aparte de que me resulta totalmente satisfactoria esta forma de afeitado, me resulta muy reconfortante esa pequeña ‘vuelta a los orígenes’  que supone emplear una navaja, una brocha y jabón para afeitarse. Y puestos a reconocer cosas, tengo que reconocer que también

tiene su puntillo espantajo y exótico. Pionero, si queréis. Y mola un montón eso de hacerse las cosas uno mismo. No hasta el extremo de este señor tan simpático llamado Mike Cook que se afeita con lascas de obsidiana. Yo me lo planteé durante un tiempo, pero desistí ya que por aquí por Cádiz la obsidiana no abunda y sí, en cambio, la piedra ostionera, que me garantizaba no un apurado perfecto sino un acabado Ecce Homo . De manera que me conformo con mi navaja de afeitar desechable de 5,50 €, mi brocha de pelo de… mejor no saberlo de 5 €, mi barra de jabón Bea y espuma Lea y, eso sí, mi súper tazón de hacer espuma del mercadillo de San Fernando de los sábados en la Alameda, que sospecho que es una auténtica joya de madera torneada,

Herramientas de afeitado clásico y pulverizador con aftershave casero

Mis herramientas de afeitado low-cost. Adviértase el discreto pulverizador de aftershave casero…

lacada y metal que presumo será hojalata contrachapada pero que queda genial. De manera que para completar el kit pionero sólo me faltaba el aftershave casero hecho por mí mismo… un poquito de  lectura por aquí y por allá y me hice una fórmula de lo más sencilla y económica.

El aftershave casero: Hidrata, tonifica y da esplendor

El ingrediente principal el Agua de Hamamelis, que es una infusión de la planta Hamamelis virginiana, (witch hazel en inglés) cuyas propiedades astringentes, desinfectantes y hemostáticas son bien conocidas desde antiguo, razón por la que se  usa profusamente en la elaboración de aftershaves y lociones para el afeitado. Curiosamente, también se usa para paliar las molestias de las hemorroides, lo que no deja de ser muy apropiado en aquellos casos de personas capicúa si la emplean como aftershave casero. El agua de Hamamelis la podéis conseguir en la farmacia a un precio desorbitado y en sitios como la clasiquísma droguería madrileña Manuel Riesgo por apenas 9 € el litro.

Como segundo ingrediente usaremos glicerina, que tiene propiedades hidratantes y ayudará a que la piel de tu cara se mantenga más hidratada, y así el aftershave casero te dejará una piel más suave. Aunque la cantidad final de glicerina en la mezcla puede variar, conviene no pasarse, pues un exceso de la misma tiende a dejar una sensación pegajosa en la piel.

Por último, utilizaremos un poco de nuestro perfume favorito para aportar la nota fragante a nuestro aftershave casero y, aprovechando el contenido en alcohol del perfume o colonia, mejorar las cualidades antisépticas de la mezcla y de paso favorecer su conservación. Yo uso un poquito, apenas 4 o 5 pulverizaciones de Hugo Energise que me trajeron los Reyes Magos hace ya tres o cuatro años (me duran tela las colonias, todo hay que decirlo)

Aftershave casero
Tipo de Receta: Producto de tocador
Tiempo Prep.: 
Tiempo Total: 
 
Una fórmula para preparar un aftershave casero
Ingredientes
  • 150 ml de Agua de Hamammelis
  • 5 ml de glicerina
  • Una pizca de colonia o perfume
Instrucciones
  1. Introducir los ingredientes en un frasquito elegante o en un pulverizador. Agitar bien. Usar a discreción después de afeitarse

 

En fin, esta es mi formulación personal de aftershave casero, que podéis encontrar, muy parecida, por la red. Ahora voy a ver si investigo un poco sobre el mundo de los jabones e intento fabricarme mi propio jabón de afeitar. La idea será solidificarlo en el propio tazón de la espuma y así poder usarlo directamente… pero eso es otra historia.

PostgreSQL a excel con Python

Exportar datos desde PostgreSQL a excel

Exportar datos desde PostgreSQL a excel no es sencillo… Si como base de datos nos referimos a MS Access, no es mayor problema. Pero si nos referimos a una base de datos más… de verdad, como puede ser PostgresSQL o MySQL o cualquier otro sistema gestor de bases de datos ya no es lo mismo. Nosotros nos vamos a ocupar en este artículo de esportar datos desde PostgreSQl a excel con Python. Nótese que donde digo excel digo LibreOffice/OpenOffice Calc también, por supuesto.

Exportar datos desde PostgreSQL a excel

Exportar datos desde PostgreSQL a excel puede ser muy sencillo

La manera sencilla pero poco productiva consiste en exportar los datos desde PostgreSQL a excel  creando un archivo de texto (valores separados por comas o como nos convenga) mediante el comando de psql \copy:

Luego este archivo lo importamos mediante excel y listos.

Pero aquí la cosa se trata de sacar directamente la información desde PostgreSQL a excel, es decir,  obtener un bonito archivo xls o xlsx mediante unas pocas líneas de código.

Herramientas necesarias

  • Servidor PostgreSQL funcionando (mi versión es la 9.0). La manera más sencilla de obtenerlo es mediante tu gestor de paquetes si utilizas Linux.
  • Python 2.7 instalado en tu computadora. Viene instalado por defecto en cualquier distribución Linux al uso (OpenSUSE, Ubuntu…)
  • PygreSQL, módulo Python openSource que permite la interacción con servidores PostgreSQL. Te recomiendo instalar la versión 4.11. En mi caso, tuve que instalarla mediante pip y no mediante el gestor de paquetes, que me ofrecía la versión 4.0. Es preferible la versión 4.11 que ofrece pip por disponer de ciertos métodos convenientes para manejar los resultados de las consultas.
  • Pandas, módulo Python que provee de herramientas sencillas y de alto rendimiento para análisis de datos y estructuras de datos de manejo sencillo, instalable tanto desde paquetes como a través de easy_install o pip.
  • Módulos Python xlwt y openpyxl, necesarios para que Pandas funcione correctamente. Se pueden instalar sin porblemas mediante easy_install, pip o tu gestor de paquetes. Estos son los módulos que permiten que python interaccione con archivos xls y xlsx.

Con todas estas herramientas instaladas, ya podemos ponernos a exportar datos desde PostgreSQL a excel.

PostgreSQL a excel con Python: Pasos a seguir

Los pasos que  tenemos que seguir son bastante sencillos. Exportar una tabla de una base de datos (o una consulta cualquiera, ojo) a excel mediante python es materia de sólo unas pocas líneas de código, como podréis ver

1. Importamos los módulos python necesarios y dotamos a nuestro archivo de script del sharpbang necesario para que se ejecute en nuestro sistema:

2. Creamos una conexión a la base de datos con pygresql:

3. Hacemos una consulta a la base de datos para obtener los datos que exportaremos desde PostrgreSQL a excel, también mediante las funciones de pygresql:

4. Comprobaremos si la consulta ha recuperado datos (¡Importante: si no lo hacemos, en caso de que no haya recuperado nada, tendríamos que gestionar la excepción que se generará!). Si es así, convertiremos esos datos a un objeto del tipo DataFrame de pandas, donde podremos, si la exportación desde PostgreSQL a excel lo requiriese, hacer manipulaciones adicionales sobre los datos (cálculos, etc):

Lo que hacemos aquí es indicar que el objeto DataFrame estará constituido por los datos de la consulta, que es lo que se consigue mediante datos.getresult()  y darle un nombre a las columnas del DataFrame al pasarle una tupla python de los nombres de columna mediante  datos.listfields()

Podríamos dar cualquier otro nombre de columnas si quisiéramos. Por ejemplo, al pasar datos de PostgreSQL a excel dispusiéramos de cuatro columnas y quisiéramos darles los nombres nombre, apellidos, fecha, regalo, sólo tendremos que crear una tupla python  con los nombres de las columnas y pasárselos al crear el DataFrame:

6. Exportaremos el DataFrame con los datos de nuestra base de datos PostgreSQL a excel… esto es sencillísimo ya que el objeto DataFrame de pandas dispone del método to_excel() que facilita enormemente las cosas y… ¡listos!

El parámetro index indica si se deben guardar los datos con el índice de las filas o no. Si lo hubiéramos puesto a True, la primera columna de nuestra hoja de cálculo sería ese índice, o sea, la numeración de las líneas. Esto no suele ser de interés al pasar los datos desde una base de datos cualquiera o PostgreSQL a excel.

Si empleas la extensión xls en tu archivo, se generará un archivo compatible con excel 2007, para lo que pandas necesita del módulo xlwt . Si utilizas xlsx se generará un archivo compatible con las últimas versiones de excel y pandas precisa del módulo openpyxl, de ahí la necesidad de tenerlos instalados para exportar datos de PostgreSQL a excel.

¡OJO!

Existe un problema frecuente y que no he conseguido resolver relativo a la imposibilidad de exportar datos si estos contienen caracteres acentuados y especiales. Cuando este problema te suceda al exportar a xls, exporta tus datos al formato xlsx. Parece ser la única solución por el momento.

 

Todo esto lo podemos juntar en un sencillo script:

Guardamos nuestro script en un archivo y otorgamos permisos de ejecución al script mediante  chmod +x miscript.py

Y ya está… este trozo de código se podría utilizar como parte de aplicaciones más grandes, para sacar informes desde PostgreSQL a excel. Por cierto: con otras bases de datos se procedería de igual manera. Apenas sería necesario cambiar el módulo pygresql por otro que te permita conectarte con tu base de datos preferida (MySQL, SQLite…)

 

Contar las líneas de un archivo de texto con wc

Calculadora
wc es como una calculadora antigua... y sirve para contar las líneas o las palabras de un archivo...

wc: un comando GNU/linux antiguo pero robusto para contar las líneas de un archivo… entre otras cosas

El problema

Si en alguna ocasión has necesitado contar las líneas de un archivo de texto, lo más probable es que hayas “tirado” de algún menú de propiedades del archivo, etc. en tu editor de texto habitual. Esto requiere tener el archivo abierto y cuando éste es voluminoso se puede tardar bastante en conocer un dato tan simple como este.

Vamos a contar las líneas del archivo: wc

Afortunadamente, los usuarios de GNU/Linux disponemos de un comando muy agradecido, wc (sigla que responde al término Word Count). Este comando nos permite contar las líneas (entendiendo como tal el número de caracteres nueva línea que haya en el archivo), bytes o palabras.

La sintaxis del comando, para contar las líneas, es muy sencilla:

En [ARCHIVOS] se introduce el nombre o nombres de los archivos en los que queremos efectuar la cuenta. Cuando son varios los archivos, el comando devuelve, además, una línea resumen con la suma de los conteos efectuados.

Podemos usar wc también para contar palabras, en cuyo caso se consideran como tal las secuencias de longitud no-nula delimitadas por espacios o directamente caracteres. En este caso, la llamada  sería:

Otras opciones interesantes son -c y -m, que te devuelven el número de bytes y/o caracteres del archivo, respectivamente (Ojo, hay que tener en cuenta que el carácter de fin de línea también se cuenta) y -L, que da la longitud máxima de línea (o sea, la longitud de la línea más larga).

Si empleamos wc sin archivos de entrada, el conteo se hará sobre la entrada estándar y se contará sobre lo que escribamos en consola. para salir de este modo, se pulsará Ctrl+D y el programa nos devuelve los valores que hemos pedido al invocar el comando.

Por último, os indico que si invocamos el comando sin opciones de conteo (contar las líneas, las palabras, etc), el comando nos devolverá directamente cuatro columnas: la cuenta de palabras, de líneas y de bytes totales del archivo.