Mejora para la recogida de muestras

Feb. 18, 2013

La recogida de muestras en biología pesquera

En las campañas de investigación pesquera es frecuente tener que conservar ejemplares enteros de peces. Muchas veces la recogida de muestras consiste en introducir un buen número de peces en un bidón con conservante. Cuando es imprescindible la identificación individual de los especímenes, esto se resuelve, normalmente, introduciendo el pez o muestra individual en una bolsa hermética e introduciéndola en el bidón con el líquido de conservación, lo que hace necesario que las bolsas estén perforadas para que el líquido penetre.

Este sistema, por ahora, podríamos decir que es el menos malo. Pero tiene bastantes inconvenientes: El coste de las bolsas, su manipulación y perforación, el problema de que las muestras flotan al coger aire las bolsas… En muchas ocasiones, es preciso manipular líquido conservante y meterlo en las bolsas perforadas para garantizar el trabajo, lo que no es recomendable, sobre todo cuando se trabaja con formaldeído…

Hace unos años hice para una compañera el **P_erforator I_**. Esto no era sino dos tablillas con una bisagra y un montón de clavos que lo que hacían era **perforar bolsas herméticas para que los líquidos de conservación penetraran en su interior**. No funcionaba mal y paliaba, en parte el engorro de perforar las bolsas.

Pero para una campaña, hace un tiempo, se me planteó un problema similar y aunque lo resolví de otra manera, surgió una idea que me parece bastante interesante.

La idea

Se trata de usar malla extruida de polietileno para envasar cada muestra individual junto con su etiqueta. Esta malla la conoceréis porque es la que se usa para envasar ajos y otras verduras. Tiene una capacidad de expansión extraordinaria y se suele vender en rollos de mil metros, por un precio muy asequible (en torno a 20 €).

[caption id=“attachment_488” align=“alignleft” width=“300”]Malla extrusionada polietileno Así es como la malla viene en el rollo. En este caso la luz de malla es de 2,5 mm.[/caption]

Para hacer uso de ella, se precisaría simplemente de un embudo de boca grande (lo suficiente para que quepa el pez que se quiere conservar). En la punta del embudo se coloca la malla, del mismo modo que nos colocamos un calcetín (Cualquiera de vosotros que alguna vez haya hecho chorizos sabe de qué estoy hablando).

Sólo queda meter etiqueta y espécimen por el embudo y se quedará metido en la malla. Se corta la malla a la medida que nos convenga, se cierra por los extremos si es preciso, al bidón y ¡¡listos!!

Si los peces son de suficiente tamaño, de manera que la malla quede muy ajustada, no es necesario cerrar los extremos, aunque es preferible hacerlo para garantizar que la etiqueta identificativa de la muestra no se pierde.

Ventajas
Inconvenientes… algunos puede tener…

[caption id=“attachment_489” align=“alignleft” width=“300”]Malla extrusionada de polietileno expandida Como podéis ver, la capacidad de expansión de la malla es extraordinaria.[/caption]

¿Dónde encontrarla?

La verdad es que debe haber un buen número de distribuidores de este tipo de malla, pero yo os voy a dejar los datos de contacto de unos de ellos, ya que tuvieron la gentileza de enviarme una muestra para poder probarla. Se llaman EGALSA y estos son sus datos de contacto:

EGALSA, soluciones de envasado

Pol. Ind, Espiñeira, parcela 36 B

15930 Boiro (A Coruña)

Tel. +34 981.849.903