Copiando archivos entre equipos con scp

Si hay una cosa cierta cuando te metes en el jardín  Linux es que tienes garantizado un eterno aprendizaje por delante. En este caso, y a raíz de estar enredando con mi Raspberry Pi, he aprendido a usar el comando scp.

El comando scp (secure copy) te permite copiar de manera segura archivos entre equipos a través de la red. Normalmente no requeriremos de él, pero al usar la Raspberry puede que no te quede más remedio.

La Raspberry Pi viene equipada con una salida HDMI que es magnífica… si tienes un monitor o una televisión HDMI. Si, como es mi caso, lo máximo a lo que puedes optar es a una tele de las de toda la vida, puedes usar la salida de vídeo RCA de que dispone la placa. Pero la calidad de las imágenes y las dificultades para configurarla bien la hacen una tarea un poco ingrata.

Si además esto sólo tienes una tele en casa, una de dos, o pereces bajo las manos de tus seres queridos que no entienden lo que haces con el cacharrito de los co… o te buscas la vida.

De manera que lo mejor es tirar de SSH y conectar a la Raspberry con otro ordenador. Pero si quieres pasar ficheros de uno a otro, o bien compartes carpetas en red (con el consiguiente rollo de montaje, etc) o bien empleas scp.

El comando es bastante sencillo de utilizar:

si el usuario tiene permisos para escribir en el archivo destino y se encuentra en la misma máquina desde la que ejecutamos la orden, no sería necesario poner [usuario@servidor]. Prestad mucha atención a los dos puntos entre [usuario@servidor]  y el <archivo>

por ejemplo:

scp te solicitará las contraseña de acceso del sitio remoto y procederá a la copia.

No sólo es posible copiar ficheros de esta manera. También se puede hacer a la manera inversa, es decir, copiar archivos desde tu máquina a una máquina remota o incluso entre dos máquinas remotas desde una tercera, tan sólo dando los valores apropiados de usuario@servidor en <archivo_origen> y <archivo_destino>