Gachas tortilleras

Plato de gachas tortilleras

Un plato de gachas tortilleras que está pidiendo tenedor a gritos

La receta de hoy es otra de las especialidades que conozco desde niño gracias a las habilidades cocineras de mi madre y a su origen murciano. Son una auténtica delicia, son simples, sabrosas y económicas, aunque hay que reconocer que hay que tener maña para hacerlas. Es por eso que, en esta ocasión y como podéis ver en la foto que ilustra este artículo, he sido sustituido al mando por mi madre, aunque ella ha preferido al pinche habitual para ayudarla en vez de a mí.

Las sencillas y humildes gachas tortilleras

Las gachas tortilleras son comida de huertano y de pastor. Sus ingredientes son humildes y sencillos: Apenas harina, agua y algún complemento, generalmente ajetes y ñoras por la parte vegetal y morcilla, longaniza o incluso tiritas de tocino veteado o magro de parte del reino animal.  Yo, siempre que tengo la suerte de tener morcillas y longanizas de las que elabora la Carnicería Cañete de Blanca, Murcia, no desperdicio la ocasión para elaborar una sartén de gachas. Esas morcillas son, quizás, las más ricas que he tenido el gusto de comer. Las morcillas de esta zona contienen piñones y son muy delgadas y delicadas.

Se llaman gachas tortilleras porque a diferencia de las gachas normales, de consistencia cremosa o pastosa, forman una especie de tortilla que puede trocearse como tal. La textura,  no obstante, no llega a ser como la de una tortilla muy cuajada, sino que conservan bastante de la suavidad propia de las gachas.

Para elaborarlas es imprescindible una buena sartén donde no se os vayan a pegar las gachas al cuajarlas y una rasera o paleta en condiciones para ir removiéndolas.

Gachas tortilleras
Cocina: Murciana
Tiempo Prep.: 
Tiempo Cocina: 
Tiempo Total: 
Raciones: 4-5
 
Un nutritivo y sabroso plato para degustar en familia
Ingredientes
  • 150 g de harina de trigo
  • 2-3 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • 100 g de ajetes o cebolletas, tronco de acelga...
  • 3-4 dientes de ajo (servirán para adornar)
  • 1-2 ñoras o pimientos secos
  • 1 vaso de agua
  • 1 vuelta de morcilla o longaniza (sobre 100 g), tocino veteado, chorizo...
Instrucciones
  1. Calentar el aceite y freír en él los pimientos/ñoras en tiras y los ajos hasta que queden bien dorados. Reservarlos.
  2. Sofreír los ajetes/cebolletas.
  3. Sofreír la morcilla, longaniza, etc.
  4. Añadir la harina y rehogarla junto los ingredientes anteriores unos minutos
  5. Añadir el agua e incorporar las tiras de pimiento/ñora que hemos sofrito anteriormente.
  6. Cocer la mezcla removiendo continuamente para evitar los grumos en la medida de lo posible, hasta que la masa vaya adquiriendo consistencia más sólida y se pueda formar una tortilla con la mezcla.
  7. Una vez que se pueda formar la tortilla, cocinarla hasta que quede bien dorada.
  8. Los ajos fritos y parte de las tiras del pimiento/ñora frito se colocan sobre las gachas al servirlas para decorar y tomar acompañando las gachas tortilleras.

Sabrás que están en su punto cuando al formar la tortilla quede bien dorada e incluso se formen parchecitos tostado en la masa.

En todo caso, no hay como una sartén de gachas tortilleras, un pequeño grupo de personas armadas con un tenedor y un poquito de hambre para degustarlas.

Ya sabéis… ¡Tenedor y paso atrás! Espero que os guste…

 

 

La picantosa o rin-ran: Tuéstame ese bacalao

Plato y rebanada de pan con rin-ran o picantosa, sabroso aperitivo murciano

No recuerdo la primera vez que comí rin-ran (así lo llaman en el pueblo de mi padre, Abarán, en el murciano Valle de Ricote, aunque en el de mi madre,  Blanca, apenas unos kilómetros aguas abajo del Río Segura, lo llaman picantosa), pero seguro que fue de pequeño y desde entonces procuro prepararlo de vez en cuando. Las bases de este plato son el bacalao seco y las ñoras, que combinan perfectamente para dar un aperitivo muy sabroso y nutritivo.

Preparando rin-ran con un excelente ayudante...

Como siempre, lo más importante es el ayudante…

Una tostada cubierta de picantosa (a mí) viene bien a cualquier hora. Y se puede conservar perfectamente en el frigorífico una semana, la verdad es que sospecho que más, pero nunca he preparado lo suficiente como para que me dure más de este tiempo. Aunque la receta tradicional preconiza el empleo de ñoras para hacer el rin-ran, en esta ocasión yo he empleado pimientos rojos secos, pues en ocasiones es difícil encontrar ñoras.

Por cierto, en cuanto al nombre del plato, no sé de donde vendrá lo de rin-ran, pero los de picantosa probablemente sea porque en el pueblo de mi madre, Blanca, suele ser un poco picante, o al menos yo en las ocasiones en las que lo he probado allí un poco picante sí que es… para darle ese toque, añadid un poco de guindilla o cayena al conjunto y removed bien… ¡¡¡no vaya a ser que a alguien le toque el premio!!!

La picantosa o rin-ran: Tuéstame ese bacalao
Tipo de Receta: Aperitivo
Tiempo Prep.: 
Tiempo Cocina: 
Tiempo Total: 
 
Un sabroso aperitivo para ser acompañado de cosas fresquitas
Ingredientes
  • 300 gramos de bacalao seco
  • 4 ñoras
  • Una cebolla grande
  • Aceite de Oliva
Instrucciones
  1. Desalar el bacalao debajo del grifo.
  2. Poner una sartén al fuego y tostar bien el bacalao.
  3. Desmenuzar el bacalao y su piel a conciencia retirando cuidadosamente las espinas.
  4. En la misma sartén o en el horno tostar las ñoras hasta que se inflen y queden quebradizas y se puedan desmenuzar sin problemas.
  5. Cortar y picar la cebolla.
  6. Mezclar todos los ingredientes anteriores y añadir el aceite de oliva.
Notas
Antes de su consumo es mejor esperar unas horas para que los sabores se mezclen y la cebolla incorpore sus jugos al conjunto. Se puede echar un chorro de limón por encima a la hora de tomarlol

¡¡Espero que os guste!!